Dios me ha hablado, me ha hablado a mí

MENSAJE DE NUESTRO PADRE

Dios me ha hablado, me ha hablado a mí, y se ve que a uds. no les ha hablado.

¿Quién es ciego como mi siervo que no advierte? Is.42:19.20.

Desde los tiempos pasados he hablado advirtiendo las cosas porvernir: han cortado mi palabra, por mandamientos de hombres. Incrementan doctrinas, expresando que yo dije, y sin embargo no entienden, no entienden el por qué a mis hijos se los lleva el cuchillo.

 

Si vosotros tuvieseis una mínima fe por muy pequeña que fuera: mi escudo en vosotros, no os dañaría nadie.

Si una hoja en el mundo entero cae, ¿no lo sabré yo? Por tanto, la fe de vuestros maestros, por la ceguera; no puede advertir para que yo interrumpa y ponga freno. Is.42:19,20.

 

Busco para hallar algún entendido: en las cuevas y cavernas, en montes y valles, en tierra y mar y no lo hallo. Todos han sido violentos; mis preceptos siempre habéis anulado con vuestros pensamientos. En tiempos pasados, heristeis y matasteis mis siervos. 1 Reyes 19:10; 2 Crónicas 24:20-22; Lamentaciones 3:53; Nehemías 9:16,26,29,30,33,34; S.Mateo.23:34,35; Hechos 7:52,53. En lo presente los enviáis vacíos, porque os pareció andar en vuestros caminos, y no en los míos. S.Marcos 12:1-12.

Yo el Señor, presto traeré retribuición en pago de vuestro extravío.

 Mi ayuno verdadero es ayudar a la viuda, y extender la mano a los huerfanos.

Dios quiera que alguno de uds. el Señor les permita ver la realidad, para que se conviertan y Dios los rescate. Gloria a Dios.

Cualquiera que quiera creer en el Mesías verdadero, que se contacte con nosotros que el tiempo es corto, y que haga preguntas; falta menos de lo que uds. piensan, y sean inteligentes como los de Berea Hch.17:10,11, que escudriñaban para ver si era verdad lo que se decía.

Záfense de ese nombre jesús, romano y profano, que puso la ramera y fornicaria, la católica romana; y tendrán vida eterna.

No se dejen guiar por los puercos y los perros, y sus aliados los evangélicos que han torcido la palabra de Dios. Rectifiquen, que les queda un muy pequeño chance de retornar de su blasfemia contra la palabra de Dios. La ley es de Dios, no del papa al cual lo están siguiendo con sus leyes dogmáticas, que por lo cual son sus hijas. Ap.17:16.

 

No os hagáis tatuajes. Lv.19:28.

Nota: Nosotros solo decimos: “Dios” como él le dijo a Abraham: Yo soy el Dios Todopoderoso; y a Moisés:

YO SOY EL QUE SOY.  Se dicen estos apelativos.                                      

 

El Mesías está muy cerca.
De ustedes, atentamente: Noaj.