Cuando un hombre habla profecías

MENSAJE DE NUESTRO PADRE

Cuando un hombre habla profecías, y los judíos no la creen; porque ellos desestiman que están escritas en un libro, cuyo libro creen que no es TORÁH ni TANAJ, están equivocados. Nosotros creemos que la TORÁH, los Neviim y los Ketuvim es el TANAJ o biblia, donde se habla la palabra de Dios, a lo que se dice erróneamente: antiguo y nuevo testamento.

El problema es grande para la mente humana, porque ni a unos ni a otros les cruza por la mente, que la palabra de Dios es para todos los pueblos. Isaías.2:3; Éxodo.12:48,49; Números.15:15,16.

Hay que creer a Moisés para siempre. Éxodo.19:9 y Hebreos10:28. La palabra de Dios es la misma, tanto que le llamen TANAJ, como antiguo o nuevo testamento, como si le llaman biblia; sin diferencia es la misma palabra de Dios. Yojanán (Juan) por voz de Dios, en una de las profecías dijo: que el Eufrates se secaría.

La forma o modo por el cual se está secando el río Eufrates, no es el factor determinante, sino que se está cumpliendo la profecía, para que esté seco no estorbando así el agua; y pueda pasar la enorme cantidad determinada en la profecía, para situarse frente al gran valle del Meguido. Y ésta profecía está dicha por un siervo de Dios, el cual es judío del nuevo testamento como le llaman; pero para Dios no hay acepación en el judaísmo de época anterior a posterior.

La ley de Dios se refleja en toda su palabra testificada por sus siervos los profetas. Isaías.42:1-6, y el verso 6 da el testimonio del servicio que éste prestaría a los gentiles, cuando dice: Yo Dios te he llamado en justicia, y te tendré por la mano; te guardaré y te pondré por alianza del pueblo, por luz de las gentes…. También en Isaías.49:6, se da el testimonio de éste siervo escogido de Dios.

Si Dios puso su Espíritu en Moisés, para servirle como Dios a Faraón y a Aarón, ¿por qué no iba a poner su Espíritu también, para que haMashiaj le sirva como Dios a las naciones?

El tetimonio dado en Moisés Éxodo.4:16 y Éxodo.7:1, es el mismo que dio haMashiaj a los judíos de su época. Esto está claro: que Moisés no se llamó Dios, ni haMashiaj tampoco; porque los judíos eran los que decían que él blasfemaba, porque como él era hombre, ellos se figuraban que él se hacía Dios. ¿Por qué no sacaron la conclusión de que como Dios puso a Moisés como Dios, no pudo haber hecho lo mismo para que conocieran los gentiles la doctrina de Dios a través de él? Moisés dio al pueblo la palabra de Dios, y haMashiaj dio a los gentiles la palabra de Dios. San Juan.7:16. ¿Cuál es la diferencia en ambos casos? Exactamente ninguna.

 

Estamos al borde de una última y gran guerra que se aproxima, créanlo o no lo creean.

El ejército que tiene formando Arabia Saudita de numerosas gentes para atacar a Siria, es el principio donde se van a formar los demás ejércitos del oriente para querer venir a destruir a Israel. Lo de ellos es obsesivo, su querella es por la fe que tienen; porque si fuera por petróleo, pero Israel no tiene petróleo, aunque ahora tiene gas. La problemática es: porque Israel no tiene la fe de ellos, y nunca la tendrá.

Dios quiera que alguno de uds. el Señor les permita ver la realidad, para que se conviertan y Dios los rescate. Gloria a Dios.

Cualquiera que quiera creer en el Mesías verdadero, que se contacte con nosotros que el tiempo es corto, y que haga preguntas; falta menos de lo que uds. piensan, y sean inteligentes como los de Berea Hch.17:10,11, que escudriñaban para ver si era verdad lo que se decía.

Záfense de ese nombre jesús, romano y profano, que puso la ramera y fornicaria, la católica romana; y tendrán vida eterna.

No se dejen guiar por los puercos y los perros, y sus aliados los evangélicos que han torcido la palabra de Dios. Rectifiquen, que les queda un muy pequeño chance de retornar de su blasfemia contra la palabra de Dios. La ley es de Dios, no del papa al cual lo están siguiendo con sus leyes dogmáticas, que por lo cual son sus hijas. Ap.17:16.

 

No os hagáis tatuajes. Lv.19:28.

Nota: Nosotros solo decimos: “Dios” como él le dijo a Abraham: Yo soy el Dios Todopoderoso; y a Moisés:

YO SOY EL QUE SOY.  Se dicen estos apelativos.                                      

 

El Mesías está muy cerca.
De ustedes, atentamente: Noaj.