Nadie se puede igualar a Dios S.Jn.14:28