La clara palabra de Dios. Primera parte