¿Se debe socavar la palabra de Dios?