¿Se debe socavar la palabra de Dios? Tercera parte.