La palabra de Dios, es clara, Él no tienta a nadie. Stg.1:13.