Observa la verdad. Segunda parte