Los violadores del Pacto. Segunda parte.