Imanuel

Quiero informarles que, hasta ahora, les he ido dando datos de Dios que han estado ocultos a los ojos de los creyentes, ya que no se han dado cuenta de las orientaciones de haMashiaj – el Mesías, cuando nos dijo en S.Jn.5:39 (leer). Escudriñar, es estudio minucioso de las escrituras, para conocer a fondo el plan de salvación.
La temática sobre el arca del pacto o alianza, ha tenido un poco de contra versión, sobre su situación. Unos dicen, que está en Etiopía, otros que se la llevaron para Roma, o que Hitler se la había llevado y otros, que los judíos la ocultaron. Nosotros no podemos basarnos en esas opiniones. Porque cuando los palestinos se llevaron el arca para Gaza, Dios la hizo volver para Israel; los pormenores no los cuento, ya Uds. lo saben.
Nosotros no opinamos sobre nada de eso, sino que creemos en lo que se dice en Ap.11:19.
Nosotros examinamos lo que decimos, por ejemplo: el mundo antediluviano, paulatinamente se fue echando a perder, porque los hijos de Dios se casaban con las hijas de los hombres, por lo tanto: ya no quedaba nada que hacer y, el Señor les mandó el diluvio. En el transcurso de ese tiempo hubo 10 generaciones, que se volvieron idolatras dejando los mandamientos que Dios les había dado. Pero en dichas generaciones, hubo un hombre que se llamaba Noé. Noé tenía tres hijos, pero uno de ellos llamado Sem siguió el curso de su Padre. Y se cuentan las generaciones desde Sem hasta llegar Abraham 10 generaciones, las cuales también se volvieron idolatras, excepto Abraham que no creyó en la idolatría de sus antecesores. Y por dicha fe Dios le impone otro mandamiento a él, y a todos los gentiles. Eso Dios lo hace por misericordia, porque le tiene amor a su creación; y así, nos da a entender que su gracia consiste en que guardemos los mandamientos ordenados por ÉL, para que podamos ser pueblo de ÉL. Gn.17:10,14. Este es un punto de la ley muy sagrado, que aun Pablo nos lo indica solemnemente en Ro.4:12,22-25