Lo Dictado

Yo les he explicado que según Pablo en Gálatas 1:8 y 9, sobre que nadie debía poner otro fundamento del que ha sido antes escrito.
Entiéndase claro, que cuando él dice, que ni los propios Apóstoles ni un ángel de cielo, tal como el Espíritu Santo el Ángel de Dios, que es el representante aquí en la tierra, desde el Genesis hasta el Apocalipsis de acuerdo a lo que él afirma en esos versos.
Cuando Pablo dice: ni nosotros, se refiere los que predican la palabra de Dios, la cual todos sabemos que no tiene mudanza. Y al respecto de lo dicho, Pablo en 2 Ts.2:3, está hablando de la apostasía, y a su vez, del enigma que está escrito en Dn.7:25, que es sobre ese hijo de perdición. Pónganle sentido a esto, y yo les voy a ayudar a entender el enigma éste.
En primer lugar: debemos situarnos en el tiempo del profeta Daniel.
Ahí, en la profecía de la estatua, se les está mostrando los cuatro imperios que existirían antes de la llegada del Mesías. Y al paso del tiempo, nace el Mesías en el apogeo del cuarto imperio, es decir: que ya habían pasado tres imperios.
Pablo habla ahí, de una parte, de esa profecía. Y a Juan en Apocalipsis se le revela la otra parte en los capítulos 12 y 13 etc. La cual es los diez cuernos y el cuerno pequeño, que significa: la división del cuarto imperio. Y la potencia del cuerno chiquito que nace de entre de ellos del cuarto imperio, es más grande que todos los demás que es el catolicismo, que le iba a dar de su apostasía a todas las naciones. Es decir: que le iba a dar su aberración tergiversada a todas las naciones.


Las torceduras que habla Pedro en 2 S.P.3:15, 16 (leer) sobre las Epístolas de Pablo y las demás escrituras, son las que están predicando hoy en día, los indoctos; porque hablan en base de un evangelio torcido por su madre la ramera católica, la cual está inducida, es decir: guiada por satanás 2 Ts.2:9.
Posdata. Este pequeño interés de solicitud basado en Romano 15:26, no se puede hacer lo mismo, sino para poder viajar llevando la luz del evangelio a otros pueblos, como viajaba el Apóstol Pablo, y hacia solicitud de ayuda, para los pobres en Jerusalem.